miércoles, 22 de febrero de 2017

El Muro y el SAT

   Qué les parece hermanos, les traigo la solución para sus broncas con la factura del muro. Pásenle a lo barrido.

   Pongamos que el Pato Donald, perdón, el Puto Donald se levanta una mañana con los cojonotes bien gordos. Muy machou. Y dice : -Melonia, un café bien cargado que hoy hay chamba. - ¡Melonia mi café, hostias!.
   Melonia, como acostumbra, escupe en el café de su marido y le da su besito de despedida.
   - Have a good day, honey y toda la cosa.

   Y nuestro héroe se va a la obra. Y construye la valla de su nuevo jardín que son los Estates. Al momento de hacer la factura nos pregunta que de dónde vamos a sacar para pagar el producto de su testosterona (refieriéndose al muro).

   Meanwhile in México, Peña y su bolita concluyen que otro gasolinazo sería inviable, puesto que los tuiteros son muy malos y les dicen cosas muy feas en internet.
   Así que, –y ahí les va la solución- ¿por qué no entregarles un par de estados más? O tres, si no ajusta para la propina. No hay cash flow cabronesBaja California (norte y sur), Sonora y Chihuahua. Por ejemplo. A los del Guadalupe Hidalgo les fue bien.

   -Suena bien el plan eh, pinche güero? -Pues aquí es donde la puerca tuerce el rabo, te llevas el terruño con mexicanos y todo. Si no, no hay trato.
   Así nosotros tendremos menos bocas que alimentar, por ahí le ganamos. Y no creo que los paisas le hagan ascos a la idea. Me pregunto, ¿cuántos de nosotros no aceptaríamos obtener de la noche a la mañana la nacionalidad gringa?

   No soy mexicano, aunque ejerzo como tal. Pago los impuestos que me corresponden; duermo, como, y meneo el esqueleto en este país. Y si bien no soy oriundo de aquí, de serlo aceptaría la oferta. ¿Qué motivos me llevarían a rechazarla? Sólo se me ocurre uno: la patria. Y tanto ésta como las religiones han demostrado que no sirven sino para enredar la cosas y llenar cementerios y cunetas de muertitos.

   Reconozco que nos enfrentaríamos a un nuevo dilema, el muro que costó tres estados dejaría de estar situado en el lugar adecuado. La nueva configuración territorial obligaría a levantar otra barda que dibuje los límites con Sinaloa, Durango, Coahuila y la costa interior de Baja. Y el pago? Otros 3 ó 4 estados. Y así hasta Guatemala.
   De este modo Los Estados Unidos de América no solo volverían a ser grandes de nuevo, serían más grandes que nunca.


   Y miren si ejerzo de nacional que traía plan con maña: nos quitábamos de encima a la ponzoñosa clase política mexicana. De una vez por todas.

   No sé, piénsenlo. Es una opción.
   
   - Otro whiskito por favor.
   - Son las 10 de la mañana señor.
   - ¿Y qué? ¿Voy a manejar? Estoy escribiendo por Dios, sirveme otro!
   - Pero esto es un Starfucks.
   - ¿Lo ves? En cierto modo somos casi gringos.



compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada